Bock

Mostrando todos los resultados 7

Mostrando todos los resultados 7

Si quieres una cerveza con una historia y sabor robustos, una bock es tu estilo. Como muchos estilos de cerveza alemana, se remonta a la época medieval y es, al menos históricamente, mucho más que una cerveza.
Originalmente elaborada en la ciudad norteña de Einbeck durante el siglo XIV, el estilo se trasladó gradualmente al sur, a la ciudad de Munich, en el siglo XVII. Debido a las sutiles diferencias lingüísticas entre el norte y el sur de Alemania, la pronunciación de la cerveza de Einbeck fue malinterpretada por los bávaros con sonidos como «ein bock», que significa «una cabra» en alemán. El nombre se mantuvo, así como la imagen de un macho cabrío, que todavía adorna las etiquetas de bock hasta hoy.
Bock es una cerveza lager de fermentación baja que normalmente pasa más tiempo de lo habitual en almacenamiento frío durante los meses de invierno para suavizar los intensos sabores que se desarrollan durante el proceso de elaboración.
Los monjes bávaros elaboraban esta cerveza fuerte como símbolo de los mejores tiempos por venir, a menudo durante los ayunos de Cuaresma que coincidían con la llegada del invierno.
Una cerveza destinada a ocasiones especiales.
Más fuerte que una típica cerveza lager, la bock es de color ámbar oscuro con fuertes sabores a malta y una lupulización muy ligera. Una bock normal se encuentra dentro del rango de ABV de 6 a 7 por ciento y tiene una sensación en la boca muy suave y baja carbonatación. Los estilos de bock varían en sabor y perfil: un maibock es más pálida y tiene más lúpulo mientras que un doppelbock es menos ligera, más oscura y malteada.